viernes, 24 de diciembre de 2010

FELIZ NAVIDAD-BUON NATALE

El próximo año será muy importante en la vida de Café Toscana y espero que también lo sea así para todos ustedes que se viven la vida como se beben una buena taza de café.


Cuando se aprende a vivir la vida con pasión, un hábito difícil de adquirir pero al final imposible de abandonar, las tristezas nos duelen más tal vez, pero nos levantamos más rápido también cada vez, porque la intensidad de la alegría es de la misma manera, más profunda.

Se nos vuelve una costumbre sonreír de corazón, porque es inevitable, esa es la satisfacción que nos provoca a cada momento hacer algo que vale la pena, calcular premeditadamente la intención de ser felices a cada instante, porque es nuestra decisión, y es sólo cuestión de voluntad, porque eso es vivir la vida como se bebe un espresso, con gusto, sabor y a traguitos breves, que se nos escapan si no sabemos disfrutar de ellos.

La luz de la Navidad se renueva cada año, pero no debe apagarse nunca, que siga siempre encendida con la mecha de nuestros sueños, mis mejores deseos con sabor a Café Toscana.

FELIZ NAVIDAD- BUON NATALE

domingo, 7 de noviembre de 2010

De regreso ... con una presentación en Acatlán

Cuesta trabajo reanudar el contacto después de cierta ausencia, pero ya de regreso, cada vez que observo los lugares de donde provienen mis visitantes, se vuelve aún más fascinante esta aventura que inició hace ya casi tres años.

Meses antes de mi primer presentación en el Agora del Parque Naucalli, mi autora se inscribió en un taller literario en la FES ACATLAN, en búsqueda de la consolidación de mis páginas; al final, el resultado no fue el que se esperaba, en lugar de "tallerearme" , ella encontró algunas señales en el camino y decidió publicarme de manera independiente.

Creo que habrán percibido la grande influencia y fascinación que la Bella Italia ejerce sobre mí, y precisamente por ello es que el aprendizaje formal de la lengua italiana se convirtió en un encantador reto para la creadora de mi historia, lo cual la regresó de nuevo a aquel espacio, aunque ahora se trata del Centro de Enseñanza de Idiomas de FES ACATLAN.
Y con un gran gusto he recibido la invitación de representar a la escuela de italiano dentro de la muestra cultural de "Utopías a través del mundo", que se lleva a cabo esta semana.
Le agradezco a Antonio Mosca profesor de italiano de mi autora y a Viviana Páez Jefa del Departamento de Italiano por esta especial distinción.

Mi presentación se llevará a cabo en el "Bunker" (ubicado a espaldas del Edificio de Idiomas) el próximo miércoles 10 de Noviembre a las 12:30 hrs, en la FES ACATLÁN, Av. Alcanfores y San Juan Totoltepec s/n, Santa Cruz Acatlán, Naucalpan, Edo. de México, C.P. 53150. México

Antes de despedirme ahora, quiero agradecerles por sus visitas a todos los que me han leído o están por hacerlo, anticipándoles que parte del trabajo que nos ha distraído de la periodicidad de publicaciones en este blog, ha sido la culminación de una hermana que está por nacer y se llama ya "Sonidos bajo el agua", digo en parte, porque para mí hay trazados nuevos proyectos quer iré contándoles en su oportunidad, pero con otro espresso en mano, o mejor que sea ahora de prensa porque la plática da para un buen rato ...

martes, 20 de julio de 2010

Las entrevistas más recientes en Radio Fórmula

Algunos eventos han distraido a mi autora de permitirse seguir vaciando el tintero y crear las historias que van llegando a su mente.
Situaciones que han marcado simplemente pausas, para aún de manera intermitente continuar este nuevo proyecto de vida que consiste en escribir, desmadejando los sentimientos y las sensaciones que vamos descubriendo en el mundo real y fantasioso que a veces distan muy poco uno del otro.

Agradecemos las oportunidades de difundir esta historia que siguen llegando a nuestra puerta, y en esta ocasión con una semana apenas de diferencia nos tocó atender un par de invitaciones en Radiofórmula.

La primera nos la dio Janett Arceo en su programa "La mujer Actual", la cual fue transmitida el sábado 10 de julio y cuyo podcast encontrarán a continuación, para escuchar directamente la entrevista avanzar hasta el punto de la pista indicado.

Escuchar audio de Entrevista con Janett Arceo en el segmento 57.41

Posteriormente el 17 de julio nos tocó estar en el programa de Tere Aviña y de la misma forma podrán encontrar la entrevista en el siguiente enlace.

Escuchar audio de entrevista con Tere Aviña en el segmento 24.25

Seguimos en la búsqueda de conquistar los sueños que surgieron antes y siguen surgiendo, el trabajo y el camino son arduos pero siempre gratos por el placer de recorrerlos y saborear el logro de alcanzarlos

viernes, 7 de mayo de 2010

Otra historia para contar: "El Renacimiento de Le Grand Café"


Las vueltas que da la vida nos hacen caminar por círculos regresivos que en ocasiones nos sitúan en un punto de partida previo, y a modo de un “deja vu” nos regalan pinceladas de fragmentos entremezclados de recuerdos ya sea del pasado o del futuro, presentados como señales luminosas, intermitentes, inquietando al corazón con la pasión que sólo la adrenalina de nuestros sueños puede producir.

Una caminata con una inesperada lluvia obligó a Roberto a abrir una puerta hacia su pasado sin saberlo, en búsqueda de un refugio contra el aguacero se encontró con un viejo sueño.
Los ventanales del “Café Toscana” servían como una grata invitación a la vista, ya en su interior el paladar y el olfato se servían al gusto de acuerdo a las preferencias del cliente.
Al notar el encantador ambiente del Toscana a su paso, Roberto no pudo resistirse, además el mejor pretexto para justificar su demora en la oficina le caía del cielo, el tráfico estaba paralizado y parecía que la ciudad también, el tiempo se detenía por un breve lapso para romper con la rutina, y con el ánimo de evitarse un buen resfriado se permitió entrar. Se dirigió a la barra en donde Erik, el barista en turno, le atendió apegándose a la rutina que seguían al detectar un nuevo cliente, escalando con un juego de preguntas hasta llegar a la respuesta final: un espresso y croissant.


Satisfecho de una gustosa elección y embriagado por los aromas que se desprendían del horno con el pan recién hecho y el café apenas molido, Roberto tuvo un momento de regresión, la amabilidad y entusiasmo de Erik le recordaron a su propio hijo cuando años atrás un bache económico los llevó a probar fortuna en un negocio que desconocían por completo. Recordó cómo la pérdida de su trabajo lo sorprendió invitándolo a la aventura de iniciar un proyecto del cual no tenía experiencia alguna, era cuestión de aprovechar las circunstancias, la disponibilidad de recursos y la oportunidad de alquilar un café que en manos de un amigo no había tenido gran éxito, pero en las suyas prometía grandes posibilidades.
La semejanza con el Toscana era mucha, la diferencia era la proveniencia de la inspiración, en su caso era Francia, pero el concepto se respiraba igual.
Por un periodo de 10 meses, “Le Grand Café” cobró vida haciéndole honor al bistro que con su mismo nombre se ubica en Boulevard des Italiennes en el corazón de París, tiempo en el que los clientes de sus alrededores se hicieron asiduos, atrapados por un ambiente tan cálido y agradable como el del Toscana.

Alexis recién egresado de la Universidad sediento del aprendizaje de un negocio real se bebió todo el conocimiento que no había adquirido en sus clases, pero esto lo hizo al lado de su socio, Roberto, su padre, y ello convirtió tal experiencia en algo más que el emprendimiento de un negocio, un aprendizaje de vida. Esa sensación se impregnó en la agradable decoración,en los muros que abrazaban acogedores a los visitantes y en el mobiliario que les ofrecía cómoda estancia, pero sobre todo en las bebidas derivadas del café que el propio Roberto y su hijo preparaban con gran gusto.
Sólo por 10 meses se mantuvo abierto “Le Grand Café”, a pesar del éxito, el círculo regresivo alcanzó a Roberto ofreciéndole al mismo tiempo que a Alexis, oportunidades profesionales de gran importancia, la decisión mutua los obligó a cerrar el Café, no fue fácil pero tampoco lo era rechazar el atractivo ofrecimiento que cada uno casi simultáneamente había recibido.

Roberto había aprendido bien que los círculos regresivos pueden asaltarte en cualquier momento, sólo que dentro del Toscana, cada uno de los recuerdos del pasado habían adquirido una nueva dimensión en los recuerdos de su futuro que vinieron después de beberse aquel espresso.
La complicidad de aquel cremoso café y el típico pan que tantas veces desayunó en París provocaron un eco en su interior, removieron inquietudes y sueños guardados en las imágenes de un momento que hoy tenía la sensación de volver a vivir.

El sonido de su celular interrumpió el encanto momentáneo alejándolo de aquella remembranza, una junta importante demandaba su presencia, la lluvia había terminado, el pretexto se esfumó, pero no sus sueños que desde ese momento hacían latir y vibrar intensamente su corazón, le grand…le grand…le grand...

domingo, 11 de abril de 2010

La primera nueva historia de Café Toscana: "El Mediador"


He aquí la primera nueva historia prometida, alimentada por el delicioso café con el que me brindan ustedes lectores, la oportunidad de seguir contando historias.

“El Mediador”

Por las mañanas y tardes, hacia y desde su trabajo, Luis recorría los mismos caminos con diferentes libros bajo el brazo, aprovechaba los tiempos muertos que le consumían los viajes diarios de traslado. Había descubierto de tiempo atrás la magia producida al transitar en espacios con una diversidad fascinante a lo largo de la historia y la ficción, lograba sentir cómo los personajes convivían a su lado en batallas, jornadas increíbles o narraciones que le provocaban derramar algunas lágrimas, la fantasía se posponía hasta el siguiente viaje cuando el transporte llegaba a su destino.

Su dinero no pagaba el boleto del tren suburbano sino la posibilidad de escaparse de la realidad y de manera vívida enriquecer sus sentidos a través de la lectura.

La idea surgió un día, al notar que un pasajero intentaba inmiscuirse en aquella dimensión a la que él conseguía escapar. Así fue como Luis dio su primer paso como mediador, ya que de manera generosa, no sólo permitió semejante osadía sino que incitó al forastero a conquistar una fantasía propia, a partir de entonces decidió embarcarse en aquella jornada con más de un ejemplar para invitar a aquellos que se sintieran atraídos por la tentación de leer…

Aún a pesar de la breve experiencia, Luis se sintió muy satisfecho, decidió entonces perfeccionar el método midiendo los riesgos ante la posibilidad de perder tan preciados ejemplares que formaban ya parte de importantes momentos de su vida, debía establecer un sistema que minimizara tal situación, porque cada uno de aquellos libros eran demasiado valiosos como para perderlos y al mismo tiempo no compartirlos.

Atrapado en sus pensamientos un día rumbo a casa, apareció delante de sus ojos un sitio que jamás había visto antes. El aroma del café le arrebató la mirada atrapando el olfato obligándolo a poner los pies dentro. Al llegar a la barra una amable joven le atendió con una sonrisa haciendo la pregunta de siempre a los clientes recién llegados: -¿frío o caliente? -Perdón –respondió el Mediador, sin saber aún que así sería conocido de ahora en adelante en el misterioso Café, no tenía idea de la rutina que Karen siempre empleaba al detectar un nuevo cliente.
-Permítame ayudarle a tomar una decisión de nuestro menú, dígame qué se le antoja, ¿un café frío o caliente? -Caliente por favor –respondió descubriendo el propósito de la pregunta en turno. La rutina continuó ofreciendo un par de alternativas de manera sucesiva, hasta que la orden se convirtió en un capuchino acompañado de un pay relleno con la confitura especial de la casa.
Para concluir la joven sólo añadió -es más fácil tomar una decisión a la vez, ¿no lo cree?
–Absolutamente -concluyó Luis, quien se apartó con una sonrisa dibujada en el rostro hacia una de las mesas que se ubicaba junto al ventanal del Café Toscana.

El Mediador se sentía muy cómodo en aquel espacio, casi como en casa, la música suave de fondo le permitió asentar las ideas al igual que disfrutar de la deliciosa elección del menú. Tenía un montón de libros en casa, ahora sabía qué hacer con ellos, había encontrado la forma de difundir ese placer maravilloso que consistía en acariciar cada una de sus páginas con el corazón y los sentidos, con el humor y la paciencia, con la recompensa siempre, tras finalizar cada ejemplar, de experimentar un sentimiento de satisfacción además de la oportunidad de acariciar un nuevo aprendizaje o simplemente pura diversión.

Sinergia era la palabra, quería crearla multiplicando tan invitante placer, ya lo había experimentado con el extraño del tren que después se convirtió en un nuevo amigo. Entendió pues, que su nuevo interés sería desempeñar el importante papel de enlazar a los libros con alguien que necesitara de ellos, como lo hace un buen Mediador. Los libros le pedían a gritos ser llevados a las manos de nuevos lectores, celosos y promiscuos buscaban un nuevo romance con incautos desconocidos y así fue descifró la respuesta a su inquietud: iniciar un círculo de lectores.

La primera decisión estaba tomada, las demás serían elegidas a su vez, poco a poco, como el café que se bebía a diario Luis, el Mediador, rodeado de sus libros, acompañado casi siempre de algún nuevo lector, en Café Toscana, el lugar en donde pudo recordar su futuro al perseguir su nuevo sueño.

* Mediador: Nuevo término utilizado para las personas que tienen la responsabilidad de acercar a la gente a los libros, o los libros a la gente, o a la gente con las instituciones que promueven esta actividad (antes llamado coordinador, intermediario cultural, etc.)

martes, 30 de marzo de 2010

Cuando el tintero está lleno y las palabras se acumulan.

Como escritora novel, mi autora no tiene la disciplina de escribir a diario, a veces no es por falta de interés o gusto, sino por la ausencia de espacios y momentos que le permitan hacerlo.

No obstante cuando tantas palabras se van almacenando sin poder ser impresas, en un punto determinado no tienen más remedio que desbordarse en distintos puestos.


El sábado pasado según lo anunciado, tuve el honor de participar en una reunión del círculo de lectores de Cuautitlán "Entre árboles y libros" en el Centro de lectura de la Condesa, la experiencia fue increíble.

Las emociones de tantos lectores conjugados en aquel espacio acogedor hicieron que mi autora se sintiera como en casa, compartir la experiencia de cómo mis páginas habían ocupado instantes valiosos en sus vidas es un tesoro invaluable.

Escuchamos historias de lectores que ahora empiezan a trazar el rumbo hacia sus sueños, y si en alguna medida mis palabras han contribuido a ello, entonces todo el trabajo, implicaciones y costos han valido la pena.


Como resultado de tanta energía positiva, la creatividad hizo presa de mi autora y desde entonces no ha dejado de escribir los últimos capítulos de su siguiente obra.




Siguen surgiendo las historias en "Café Toscana" y de ahora en adelante trataré de escribirlas en este sitio, desde luego que para hacerlo necesitaré extraerlas cuidadosamente de los lectores que entran a mis mesas, se beben mi café y concilian el sueño de recordar su futuro al siguiente despertar. Aquellas historias que mis lectores me hacen llegar porque vale la pena compartirlas, espero seguirlas recibiendo y prometo plasmarlas en este espacio, porque así en realidad formarán parte de este mundo maravilloso que los soñadores entendemos con sabor a espresso.


miércoles, 24 de marzo de 2010

Una presentación en el Centro de Lectura La Condesa

He recibido una invitación que francamente me provoca un gran placer y dicha, ya que escuchar los comentarios de mis queridos lectores son un verdadero aliciente dentro de la incipiente carrera de mi autora; ahora imaginar que no sólo uno, sino un Club de lectores, le han brindado el honor de participar en una de sus reuniones generales, es como continuar recordando un futuro muy grato y lleno de reconfortantes satisfacciones.

Hace más o menos un mes a través de un email, Luis Aguirre, a título del Club de lectura Cuautitlán Entre árboles y libros le hizo a llegar a mi autora la invitación para participar en este evento, acompañada de líneas que estaban llenas de la calidez de un lector más de los que me han regalado un trozo de su fe y esperanza en que los sueños sí pueden cumplirse.

El foro que dará espacio a este evento el próximo sábado 27 es el Centro de Lectura de la Condesa y para mayores detalles a continuación la invitación digital:



Se trata de un evento abierto al público, en el que hacia las 13 hrs se incorporará mi autora con el fin de charlar con aquellos que ya se han tomado un espresso en Café Toscana, o están a punto de hacerlo.

Quiero dedicarle un especial agradecimiento al Club de Lectura Cuautitlán por la distinción y en especial a Luis Aguirre por su entusiasmo e interés en fomentar y promover las delicias de la lectura.

Como lo dice en su invitación soñemos juntos entonces, desde aquí hasta que la materialización de nuestros sueños nos alcance, en compañía de un buen
espresso doppio, ristretto o lungho, a nuestro gusto pero lleno de la sustancia que sólo puede brindar el sabor vibrante de la pasión por vivir.

domingo, 7 de marzo de 2010

Mi agradecimiento a Toño Esquinca

A veces sólo es cuestión de tiempo para que la vida nos lleve justo al sitio que nos permitirá entregar el precioso regalo del agradecimiento.

Hace más de un año, mi autora empezó a promocionarme a través de los medios y llevó ejemplares míos a diferentes radiodifusoras, no siempre se obtienen respuestas positivas pero en algunos casos como en el de Toño Esquinca incluso recibimos una recomendación al aire.
Sin embargo nunca tuve la oportunidad de agradecerle, mi autora no logró localizarlo por teléfono y nunca supo si a través del email enviado fue posible.

Los eventos necesarios sucedieron para darme al fin la oportunidad de acercarme a Toño Esquinca, quien ahora estrena los mayores ratings de audiencia en su nueva casa Alfa Radio.
Como padrino del lanzamiento de una nueva carrera LANCE en la Escuela Bancaria y Comercial en donde ahora mi autora participa formando parte del cuerpo docente, Toño Esquinca asistió al evento inaugural para comunicar un mensaje de invitación y bienvenida a los futuros comunicadores que opten por estudiar dicha carrera.

Previo a su presentación, Toño aceptó amablemente una entrevista con mi autora y francamente conocerle se convirtió en una importante experiencia para ella.


Recibir el reconocimiento de este importante comunicador como un lector satisfecho y además contento, tal vez hasta un poco orgulloso de verme seguir creciendo ahora con mi nueva edición, fue algo muy especial.

Un enfático y profundo agradecimiento de corazón, al fin pudo entregarse a una persona que si bien a través del radio logra contagiar de alegría, buena vibra y ganas de soñar con un desborde impresionante de carisma, de frente va mucho más allá con una sonrisa espontánea y una mirada llena de luz que comunica las palabras de su corazón.

Es un honor y un gran orgullo contar a Toño Esquinca entre uno de los soñadores que continúan reconquistando sus sueños en Café Toscana.

jueves, 11 de febrero de 2010

Al aire con Martha Debayle



Fue un placer la charla del día de hoy con Martha Debayle, y el tema deja aún mucho por conversar, será entonces un compromiso continuar hablando de las causas y razones por las que abandonamos nuestros sueños a lo largo de la vida a través de este espacio.

Este libro tiene aún muchas líneas que seguir escribiendo, y la posibilidad que me brinda compartirlo con los que me leen en este espacio es un tesoro valioso.

El problema no es perseguir un sueño sino descifrar cuál es nuestro sueño.

Muchas Gracias a Rebeca Mangas y Mónica Alfaro de la producción, quienes hicieron posible la entrevista de hoy, y muy especialmente a Martha Debayle por compartir los sueños de Café Toscana.


martes, 9 de febrero de 2010

Con Martha Debayle

El próximo jueves 11 de febrero mi autora está invitada a charlar con la reconocida comunicadora y empresaria Martha Debayle en el programa de radio que se transmite por la frecuencia del 96.9 de FM y 900 de AM de W Radio o a través de Internet en esta liga de 12 a 14 hrs.

El tema: los sueños que dejamos atrás ...

Creo que soy la más fuerte y contundente demostración de que los sueños le inyectan a nuestra vida, la intensidad que convierte una vida estática en otra llena de pasión con muchas nuevas posibilidades, en donde el trabajo y el esfuerzo son definitivamente una herramienta para construir los sueños pero lo que sobre todo hace falta, es confiar en que la voluntad puede conseguirlo todo.

Quienes me han leído saben bien que en Café Toscana los sueños son muy valiosos, la esperanza de vivirlos no se encuentra en el pasado sino en los recuerdos del futuro. Y esta imagen no es más que una idea sistemática de construir a diario la parte del proyecto que le toca a cada recuerdo que deseamos vivir en el futuro, no es simplemente romanticismo, se trata de poner manos a la obra y para ello es importante elegir muy bien los sueños porque siempre corremos el riesgo de poder cumplirlos.

Los invito a escuchar a mi autora en Internet el próximo jueves en algún momento a partir de las 12:00 hrs. o en la frecuencia correpondiente y a seguir leyendo mis palabras a través de este espacio, prometo contarles más historias salidas de Café Toscana.

jueves, 7 de enero de 2010

Lo que nos trajeron los Reyes...

Parece que estamos empezando el año con el pie derecho, una entrevista del Periódico Reforma Estado, que surgió a partir de una llamada de Irma Valadez reportera de la sección cultural del medio de referencia.

La materia era darle seguimiento a mi vida, ya sabrán que soy una novela que recuerda los sueños del futuro, y uno de esos recuerdos le mostró a mi autora la posibilidad de convertirme en una historia de la pantalla grande.

Es evidente que la tarea no es fácil pero nací a partir de un sueño remoto que a fuerza de insistencia hoy se volvió una realidad en manos de miles de lectores, por lo cual no desisto, tengo mucho qué hacer, pero como siempre se aceptan sugerencias y se escuchan todo tipo de ideas para permitir que mis alas sigan extendiéndose.

Sea pues bienvenido este 2010, un generoso año para Café Toscana y sus asiduos visitantes.